Dragon Ball Super supo romperla

Imprimir un trabajo de 500 cuartillas es algo muy tedioso, así que mientras mi impresora HP trabaja yo me puse a ver algunos capítulos de Dragon Ball Super para irme poniendo al corriente. La verdad es que por muchas razones me perdí del inicio de las nuevas sagas de Akira Toriyama y la comencé ya cuando pasaban el capítulo 100, esto gracias a que un primo me contó que estaba increíble, me reveló algunos detalles y me animé a verla desde el capítulo uno. Que joya, creí que por mi edad sería difícil que me volviera a atrapar como lo hizo con Dragon Ball y Dragon Ball Z, pero lo logró.

Cuando vi los primeros capítulos me sentí como cuando hace muchos, pero muchos años me sentaba en la sala después de hacer la tarea y me veía DB y DBZ, volver a escuchar a Mario Castañeda con su clásico “Hola, soy Gokú”, me llenó de alegría el corazón. Me reía y gozaba de los nuevos capítulos como un niño. Así empezó a atraparme Drago Ball Super. Los nuevos perosnajes cayeron como anillo al dedo a los ya conocidos. Beerus o Bills, Champa, Whis, Vados, entre otros, son una exquisitez. Divertidos y poderosos, una gran combinación. Si bien esta serie tiene muchos capítulos de relleno, éstos no son nada aburridos, quizá sólo pondría como excepción el de Arale, el cual no me gustó para nada.

Akira Toriyama ha demostrado que sabe lo que a la gente le gusta, ver nuevos personajes, villanos y sobre todo nuevas transformaciones, lo que ha desatado el júbilo de millones de fanáticos del anime. Desde el Súper Saiyajin Dios, hasta el Blue, pasando por el Rose y la doctrina egoísta han sido del agrado de la gente que disfruta de este manga. Mantiene la idea de que los minutos sean eternos, que cada capítulo signifique uno o dos minutos, como cuando Gokú venció por primera vez a Freezer. Para los jóvenes como yo, que estamos muy cerca de los 30 años y para los que ya pasan esta edad, es glorioso volver a ver capítulos tan bien hechos, con una estructura envidiable y que siempre nos dejan con ganas de más, pues 20 minutos no son suficientes, siempre querremos más y más.

Los primeros 67 capítulos los vi con doblaje latino, el cual sigue siendo muy bueno, con Mario Castañeda, René García, Eduardo Garza, Carlos Segundo, Gerardo Reyero y Rocío Garcel recordándonos nuestra niñez, volverlos a escuchar es una delicia para nuestros oídos. Son muy pocas las quejas que podría hacer sobre este tema, como que la voz del Androide 18 no es de mi agrado, así como la de Shen Long, serían los peros que le pondría.

Una gran confusión me causó fue el doblaje japonés, pues comencé a escuchar nombres raros como el de Beerus o que a Gokú le dijeran Son o Son Kun, pues después de una ardua investigación supe que Son es como su apellido y Kun, como le dice bulma, es una palabra que significa algo así como joven o pequeño, quizá haciendo referencia a su ya larga amistad y que lo conoció desde que era un pequeñín.

continue reading

Cambia de hábitos

Exactamente hace un mes aproximadamente estábamos en una reunión familiar, era el cumpleaños de una de mis personas favoritas, mi sobrina Regina que acababa de cumplir 4 años toda la familia estaba muy emocionada de la fiesta, unos hicieron guisados, otros cooperaron para el inflable, otros cuantos contratamos un par payasos para amenizar la festividad, por ultimo entre todos hicimos la piñata y dulces para todos los invitados, la verdad nos la estábamos pasando genial  pero mi tía concha estaba muy ansiosa ya que su esposo no llegaba a la fiesta, nos explicó que en la mañana de había ido a hacer unos análisis médicos ya que últimamente se estaba sintiendo un poco mal, estaba de mal humor, se levantaba de mala gana, sentía un cosquilleo por las mañanas en todo el cuerpo, en realidad la estaba pasando muy mal mi tío. En fin lo dejamos pasar, no le tomamos gran importancia, pero pasaban las horas y no llegaba el momento que el llegara, cabe recalcar que ellos son muy comprometidos y puntuales. Pasaron las horas el teléfono no contestaba, todos nos empezábamos a espantar, hasta que alrededor de las 9 llego, con una cara de muy pocos amigos, a todos nos saludó, le preguntábamos como estaba y solo nos contestaba que bien, cuando sabíamos que algo había sucedido, no nos comentó nada en el momento, la fiesta siguió y todo fue un éxito, todos felices por la celebración de mi sobrina.

El problema empezó cuando mi tía concha nos llamó en la semana, comentándonos que el tío Chucho estaba muy delicado en el hospital, todos nos alarmamos y fuimos directos al plantel donde lo habían internado, nos comentó que tenía cáncer de pulmón en primera fase, él estaba en terapia intensiva muy grave, en un par de días lo tenían que transferir para hacerle las quimioterapias.

Ha sido un proceso largo, una recuperación profunda, entre sufrimiento enorme tanto para el como para toda la familia, que para todos es una preocupación y él tiene que enfrentar uno de los duelos más difíciles de su vida o el más difícil, pero porque le sucedió esto, es muy sencillo a él le gustaba fumar muchísimo, no paraba de fumar, pasaban más de treinta minutos y el ya sentía que se estaba muriendo, se ponía mal si en realidad lo dejaba por un momento, él decía, que no podía vivir sin él y que nunca le iba a pasar nada malo, pues estaba muy equivocado.

Este es un proceso que se puede evitar en cualquier momento, que es más para muchas personas ni les pasa por la mente vivir por algo así, si tú eres  un adolescente espero que te ayude esta historia, que pueda cambiar tu perspectiva, si ya lo haces podrás modificar tus hábitos para no tener de algo tan fuerte como es el tabaco.

continue reading

Cuidado con las bromas pesadas

¿Recuerdas cuando tu mamá o tu abuelita te decía ‘no hagas ese tipo de bromas’? A mí me lo dijeron un par de veces, pero la realidad es que nunca hice una broma tan fuerte que pudiera provocar algún mal, o al menos eso creía yo. Pienso que los jóvenes, incluso algunos adultos, de Estados Unidos realizan bromas mucho más pesadas, las cuales graban en video y siempre he considerado que yo no las aguantaría. Otras veces pensaba que quizá eran actuadas o ya lo tenían planeado, veo difícil que aguanten tanto. Pero fue cuando visité a un amigo en el gabacho que supe que esto era verdad, lo descubrí de la peor manera posible y la cual les voy a contar a continuación.

Después de pasar un rato platicando, jugando videojuegos y conociendo su barrio recibió una llamada de algunos compañeros de su escuela, quienes tenían planeada una broma para uno de los estudiantes de nuevo ingreso. “This is gonna be awesome, dude”, escuché que le dijero del otro lado de la bocina. “You in?”, agregaron, al tiempo que mi amigo respondió que sí, que estaba dentro, que lo contemplaran para sus planes. Mala idea, pero fue peor que yo decidiera acompañarlo, aunque sea sólo como espectador.

La broma fue en un fin de semana y le hablaron al chico para que fuera a una fiesta en la noche, en un barrio que tenía algunas casas abandonadas y estaba adornado con un cartel maltrecho de ‘San Diego homes for sale’, es decir, casas en venta en San Diego. Tres jóvenes y yo esperábamos  en la parte trasera de una camioneta y otros dos estaban en el asiento del conductor y el copiloto. Cuando vieron que el chico pasó junto a nosotros, las personas con las que iba abrieron las puertas, estaban enmascarados, e hicieron como que secuestraban al joven, que empezó a gritar hasta que le taparon la boca. Pataleaba y se retorcía intentando zafarse de las cuerdas, ya que lo habían amarrado de pies y manos, hasta que se calmó y sólo se podían distinguir una especie de sollozos.

Yo estaba preocupado, asustado de que alguien creyera que es real y nos acusaran de secuestro, lo que significarían muchos años de cárcel, o peor aún, la pena de muerte. Comencé a sudar, no podía lidiar y soportar la presión, así que decidí quitarle la venda al chico y la mascada con la que lo callaron. Todos me gritaron que no lo hiciera, que arruinaba la diversión, pero fue gracias a eso que descubrimos que el chico no estaba respirando, no reaccionaba. Trataron de despertarlo pero no pudieron, así que lo llevaron a un hospital.

Resulta que el estudiante padecía asma y al ser sometido a un estrés severo, sus pulmones dejaron de recibir aire y colapsaron. Por suerte para todos nosotros el chico sobrevivió, ya que los doctores nos explicaron que esto era considerado como homicidio, pues aunque fuera una broma, si una persona moría producto de ella, se consideraba como acto premeditado, lo cual era cierto, pues hasta planearon todo. Así que sólo les pido tengan cuidado con las bromas que hacen, y analicen las consecuencias que podrían tener.

continue reading