Sin duda, la gran ventaja de poder vivir en uno de los departamentos en venta zona esmeralda es la seguridad, a diferencia de la casa, que hoy en día debe contar con diversos dispositivos. Por ejemplo, en los departamentos, es cosa de poner llave y viajar tranquilamente. En cambio, la casa hay que dejársela encargada a alguien. Otro factor que puede beneficiar al comprador de departamentos es la vista que se puede tener desde un piso alto. En el caso de la casa, el gran atributo es el jardín privado para los asados o la piscina.

Las características del departamento o casa a elegir van a depender de las necesidades del comprador. La ubicación del departamento es, sin duda, el factor decisivo en una compra. Quienes tienen familia pensarán en el colegio de los niños y quienes son solteros, en la cercanía con el trabajo, aunque muchos solteros jóvenes priorizan también el barrio donde viven para hacer su vida social. Luego, está el espacio de la propiedad, y entonces también dependerá de si hay niños en casa para elegir departamentos amplios y varios dormitorios. Más atrás está el factor equipamiento, que es importante para quienes buscan simplificar el proceso de mudanza.

En la actualidad no es necesario renunciar a los buenos espacios ni a la cercanía. Es verdad que los departamentos, en general, tienden a ser más pequeños, pero son cada vez mejor diseñados para que los espacios sean funcionales. Hoy en día los espacios se aprovechan mucho mejor. En ese sentido, el espacio crece y la gente cuenta con todas las facilidades para invitar a amigos o celebrar fiestas y cumpleaños en su propio departamento o edificio.

Cuando una persona busca una casa o un departamento, “imagina cómo sería su vida en ese lugar. No sólo se imagina tomando desayuno en la terraza o cocinando mientras mira cómo sus hijos juegan a su alrededor. Imagina su vida completa. Dónde haría deporte, cuánto tiempo le tomaría llegar al trabajo, dónde podría salir a comer a una distancia caminable, qué ruta de bicicleta podría tomar para ir a ver sus amigos. Lo que imagina tiene que ver con su calidad de vida”.

Independiente de la vivienda que se escoja, es muy importante que las personas no renuncien a algo que es primordial: la calidad de vida. Así que, la vivienda debe estar ubicada en un barrio hecho y derecho, que contemple en su diseño espacios públicos, accesos, colegios, servicios, supermercados, bancos, bomberos, comisaría, áreas verdes, conectividad vial, ente otras cualidades.

El cómo vivimos tiene directa relación con la calidad de vida. Para algunos, ésta se vincula con el tiempo de demora entre el departamento y el trabajo. Para otros, tener un parque cerca donde salir a trotar o llevar a los niños el fin de semana. Así también la calidad de vida puede relacionarse con los servicios que hay alrededor, o bien, con el espacio del departamento, en el caso de las personas con una familia numerosa.