Soy originario de la Ciudad de México y durante toda mi vida he visto cómo esta Ciudad continua en constante evolución.

Ahora ya tiene una fisonomía que hace poco menos de 10 año no tenía. Con sus 3 pisos en avenidas principales, con nuevas construcciones ocupando espacios que el terremoto del ‘85 dejó al descubierto o modernizando algunas zonas, la ciudad forma nuevos crisoles conforme pasa el tiempo.

Ante los inminentes cambios que la ciudad experimenta, sigue siendo mágica.

Primero porque es difícil pensar en alejarse de ella. En ningún lugar del país se ofrece la misma gama de opciones en cuanto a cultura, educación, salud y empleos.

Es por ello su gran atractivo.

Veamos su lado cultural. La vida en la Ciudad de México ha estado muy influenciado por su pasado: los ritos aztecas y católicos han resistido la prueba del tiempo y están prosperando, si no en la vida cotidiana, al menos en forma de innumerables festivales callejeros.

Mucha de toda esta historia la podemos apreciar en sus diferentes museos.

La Ciudad de México tiene un lugar destacado en este rubro incluso a nivel mundial al ser la segunda ciudad con más museos, solo por debajo de Londres.

Hasta el momento, la Ciudad cuenta con 170 museos, todos ellos listos para recibirte. Si tan solo nos ponemos la tarea de visitar un museo cada fin de semana con toda la calma que una visita merece, nos llevaría más de 3 años en hacer toda la ruta.

¿Te imaginas esto? Al menos sabrías qué hacer los fines de semana y para mejorar el plan, los domingos tienen acceso gratuito.

El museo más antiguo es el que se encuentra en Plateros que en su inauguración hecha en 1790 exponía los minerales, la flora y la fauna de la Nueva España.

Actualmente, el museo Nacional de Historia es uno de los más visitados, hermosos, grandes y especiales en donde un recorrido a buen paso te llevaría más de un fin de semana.

A este tema de los museo podemos incluir los teatros en donde existen lugares hermosos y de alto nivel como el Palacio de Bellas Artes, el Teatro Nacional, el Teatro de los Insurgentes, El Teatro de la Ciudad, el Teatro Metropólitana, y podemos seguir con la lista…

En cuanto al tema del Sector Salud, la ciudad es cede de algunas de las mejores instituciones médicas del país, tanto en el sector privado como el público.

Tiene instituciones altamente especializadas como el Instituto Nacional de Cardiología, el Hospital de la Mujer, Hospital General de México y muchos otros más.

De hecho es usual que estos centros médicos sean visitados por personas que vienen del interior de la República para ser atendidos en alguna de sus hospitales de especialidades debido también a que su personal médico que es ampliamente reconocido incluso a nivel internacional.

Por otro lado, la gama de empleos que se pueden encontrar en la Ciudad es amplia y esto también es un magnetismo de atracción.

En mi caso, amo mi ciudad con sus pros y sus contras porque ¿qué ciudad no tiene lo suyo? La forma en como me encuentro aprovechando al máximo mi nueva independencia es el haber conseguido un espacio en los departamentos en la Condesa.

Sus pros es que me ofrece una ubicación magnífica para moverme dentro de la Ciudad, sus contras es posiblemente su costo, pero vale la pena ya que se amortiza con otras cosas y vaya, para un joven estar en una de estas colonias llena de glamour, no es algo que se deje pasar.