El día de ayer fuimos al aeropuerto para tomar unos vuelos que nos llevarían como destino final a Europa donde pasaremos dos meses de vacaciones. El aeropuerto por alguna u otra extraña razón se encontraba vacío, algo que nunca me había sucedido en todas las veces que he viajado y algo que me causo un gran gusto ya que hay cosas que me desagradan en la vida y los lugares que parecen latas de sardinas, tanto es mi desagrado por estas situaciones que ahora ya pienso cuatro veces antes de viajar a ningún lugar algo que antes hubiera sido impensable.

Sin embargo, nada puede ser perfecto,  y la ausencia de algo siempre representa la presencia de otra cosa y viceversa como sucede cuando hay ruido no hay silencio y cuando hay silencio no hay ruido.  Esto lo menciono ya que al estar caminando por el aeropuerto a hacia un puesto de revistas para hacer mis compras para el vuelo o los vuelos largos que me esperaban, escuche una voz alta hablando por el teléfono con un tono atroz, una voz que desafortunadamente era suavemente conocida para con mis oídos. Se trataba de una mujer con la que solía trabajar en mi ex labor.

Esta mujer es una persona que siempre se encuentra en un estado de tremenda irritabilidad e ira para con todo y todos algo que escudándose con la idea de que no puede con las personas no productivas y perezosas ya que ella es de la idea “ según dice “ de que todos los errores en la vida se consiguen por pereza. La realidad de las cosas, es que ella tiene gran resentimiento para con una idea abstracta de la que nadie conoce que produce grandes llamaradas de pasiones negativas para con casi todo.

Pese a que ella piense que es especial, he conocido a muchas personas como ella quienes viven en un estado de ira constante culpando a factores “originales” para escudar la miseria en la que viven dentro de ellos por una razón muy distinta a aquella que ellos mencionan, razones que por lo general son casi opuestas a las que verdaderamente dicen. Esto es algo que pasa mucho con muchas mujeres solteras rebasando los 30 años de edad quienes critican con toda su fuerza a la idea de una relación, matrimonio o familia poniendo como su razón la” independencia”.

Cuando estas mujeres tienen esa actitud en contra de las relaciones a favor de su supuesta independencia en realidad su furia proviene de la idea de que ningún hombre las toma en serio y que simplemente han sido siempre por alguna u otra razón el segundo o tercer plato de alguien aunque sean muy hermosas. En este caso, estoy seguro que la furia que presenta esta mujer cuando a  alguien le llama perezoso o incumplido tiene que ver mas con que no la pusieron en primer lugar de sus actividades y que no fue su centro de atención.

Así funcionan este tipo de personas.