Hace unos días me encontré con unas personas con quienes teníamos una junta la semana entrante en un restaurante y quienes nos invitaron a sentarnos en su mesa y comer con ellos , algo que naturalmente aceptamos aunque debo de aceptar que no me gusta comer con extraños. Al sentarnos , la conversación voló por muchos lugares y por muchos temas. Sin embargo , el mas prominente de ellos era el hecho que no tenían tiempo para nada , inclusive uno que tenia que comprar varillas de acero para su nueva casa no había tenido tiempo ni para ir a verlas.

El día de hoy es muy común que las personas no tengamos tiempo alguno para hacer casi nada de lo que queremos hacer- nada por supuesto que no tenga que hacer con el trabajo- lo que esta consumiendo la vida de muchos o la mayoría de la fuerza de trabajo en muchos países del mundo. Esto extrañamente y pese a las ideas contrarias de muchos , es algo que sucede con mas frecuencia en los países subdesarrollados en vías emergentes ya que en estos países las personas trabajan mas que en los países desarrollados debido a que la explotación es mayor y se necesita de mucha mas labor para poder sobrevivir.

A pesar de que este fenómeno es una tragedia para la vida individual y familiar , muchas personas gustan de no tener tiempo alguno para nada o dicen padecer esta condición debido a que el tener tiempo en los días modernos significa que uno es un holgazán o que no tiene ocupaciones importantes. Sin embargo , la modernidad ha dado giros sobre ella misma donde algunos se han dado cuenta del secreto del tiempo y del arte de la administración cronológica de la vida humana.

Este es un tema que he meditado mucho ya que en mi vida me he encontrado en innumerables ocasiones con la situación de no tener tiempo absolutamente para nada mas que para trabajar , muchas de las veces por un sueldo mísero , ergo mi existencia comenzaba a convertirse en un pequeño infierno del cual no veía salida. Sin embargo , algo que hice bien durante estos tiempos de miseria fue el siempre hacer algún tiempo diario para aprender y mejorar intelectualmente en muchas ramas de la vida , entre ellas la organización y ejecución de planes , algo que cambio mi situación por completo.

Durante el tiempo ya mencionado entendí que mi productividad no debería de ser limitada por el horario establecido y que si podría de alguna u otra manera ganar horas en un día aunque estas fueran solo tres , serian repagadas en tiempo con mi familia y mi hogar algo que es lo mas importante en el mundo para mi. Al entender esto hice algunos ajustes como el despertar una o dos horas antes de la salida del sol para completar mis deberes , algo muy difícil al principio pero sumamente gratificante después. Ahora a las cinco de la tarde todos los días , y ni un minuto mas tarde, ya estoy dedicando el tiempo necesario a mi familia , a diferencia de tiempos anteriores cuando llegaba a mi casa a las nueve del trabajo a dormir.