Hace unos días, al conducir por uno de los puentes de acero estructural más grandes de la nación vimos a una señora paseando a su perro, aunque parecía en realidad que su perro la estaba paseando a ella. Esto se debe a que aquel perrito era un Labrador, siendo esta la raza mas popular en el mundo, algo que no es nada difícil de creer, particularmente cuando uno los conoce personalmente y ha vivido con ellos.

Los labradores son considerados los perros más nobles aunque son también conocidos por ser la raza más difícil de todas, debido a atrabancada naturaleza y su insaciable energía lo que muchas veces les podría hacer incompatibles con muchos espacios habitacionales humanos. Especialmente aquellos donde se encuentran varios objetos delicados y de valor. Sin embargo, todos estos problemas se reducen a la nada cuando se conoce a los labradores y se sabe como manejarlos.

-Percepción Correcta de la Raza-

 Lo primero que se tiene que tomar en cuenta cuando se trata con un labrador, es tener la percepción y comprensión correcta  de la especie canina, ya que sucede mucho que esta percepción a los ojos de algunos es errónea lo que causa canas verdes. El error en esta percepción es el tener en mente solo la dulzura de esta especie y no su comportamiento de torbellino imparable  o viceversa. Cuando uno trata con un labrador, se debe de estar listo para gran energía pero también para un gran amor imposible de describir si nunca se ha visto. En pocas palabras, para lidiar armónicamente con un labrador, es necesario contar con paciencia y energía, dos cualidades esenciales en un ser humano.

-Espacio-

 Aunque la raza labrador fue hecha para ranchos en Canadá, esta raza puede habitar en cualquier espacio, incluyendo en un apartamento, siempre y cuando se le preste mucha atención no solo en la parte afectiva. Esto significa sacarlo a caminar tres veces al día no menos de 40 minutos por vez –si se vive en un apartamento-; bañarlo una vez cada tres meses; y darle por supuesto todo el cariño que necesita, que es mucho.

-Es Raza Familiar-  

 Es de vital importancia entender el hecho que los labradores son perros de familia y no les gusta estar solos en lo absoluto ya que la raza fue diseñada para hacerse uno con su familia. El labrador,  es un perro que entrega todo a su familia, vive para ella y no puede vivir sin ella a diferencia de otros perros cuya naturaleza es más cercana a la de un lobo.

-Excelente con los Niños-  

 Muchos expertos afirman que los labradores son los mejores perros con los niños ya que tienen  una particular delicadeza para el trato con ellos además de contar con la energía necesaria e incluso mayor, para jugar con ellos aunque sea por el día entero.

En mi experiencia los labradores son la mejor raza para una familia.